No es que yo me esconda mucho (más bien nada), pero tras este post de las chicas de Quédate a Dormir, mi pequeña debilidad en cuanto a las novelas chick-lit ya no parece tan rara. De hecho, es mucho más común de lo que pueda parecer en un principio. Ha sido una especie de salida de armario...

Y ya me da oficialmente igual que mi chico me diga, en plena zona comercial mientras ojeábamos libros, señalando entusiasmadamente la zona de chick-lit: "¡mira, son estos libros que te gustan a ti, los de los dibujitos!" Ejem. :)

Acabé con ¿QUÉ HARÍAS TÚ EN MI LUGAR?, de Julia Llewellyn, en tres días. Teniendo en cuenta cómo suelo andar de tiempo, pues es todo un récord. Lo que ocurre es que la historia me enganchó desde el primer momento, es una narración muy dinámica y en todo momento está pasando algo. Por eso ha tenido la virtud de dejarme quieta en el sofá leyendo...

La sinopsis que se puede leer en la contraportada es la siguiente:
Me llamo Natasha. Mi carrera es un éxito y vivo en un fantástico ático de lujo. Solo tengo un problema: me he enamorado de un hombre que ya tiene novia.

Me llamo Sophie. Tengo al hombre que quiero. Es fantástico. Llevamos juntos cuatro años. Solo tengo un problema: no acaba de proponerme matrimonio.

Natasha y Sophie se conocieron cuando tenían once años y rápidamente se convirtieron en las mejores amigas. Natasha fue siempre la más inteligente y Sophie, la más guapa, algo que no se ha interpuesto entre ellas... Hasta ahora. De pronto, una envidia insidiosa e inevitable, esa que siempre estuvo allí, sin hacerse apenas notar, ha salido a la superficie y está reclamando esos «cadáveres» que hasta este momento no ha podido dejar en el camino. ¿Se merece un amor descolorido que una se aferre a él a cualquier precio? ¿Es el matrimonio el principio y fin de todo? Y, ¿puede un romance ser siempre lo decisivo? Natasha y Sophie necesitan aprender que quizá están persiguiendo la felicidad en lugares equivocados.

Una divertida novela sobre la incomunicación y los obstáculos que nos ponemos para encontrar la felicidad.
La historia trascurre en Londres (como la mayoría de las chick-lit que he leído, y ya tengo unas ganas de ir a conocer la ciudad que no me las aguanto ni yo), y cuenta con humor las peripecias de dos amigas con respecto a su relación de amistad (cuando hay diferencias de carácter y de estilo de vida por medio) y las relaciones con los hombres. Qué quieren, que creen querer, qué no quieren, qué creen no querer.

A lo largo de las páginas, se descubre que seguramente lo que hemos soñado siempre no es lo que queremos realmente, que todo lo bueno tiene un pero, que la perfección no existe, y que no es oro todo lo que reluce. Enseña que la envidia sana que le podemos tener a una amiga, lo más probable es que no tenga el fundamento que creemos, porque siempre habrá algo que se nos escape, esa pizca de infelicidad que no vemos, pero que está ahí.

Me ha gustado mucho porque he reconocido en los personajes ese miedo que solemos tener a meter la pata y que "espantemos" así a quien está a nuestro lado. Ese estado de alerta constante en la que nos sumimos cuando acabamos de empezar una relación y queremos ser perfectas, justo la clase de persona que creemos que busca el otro. Ese afán por decir lo que se supone que debemos, aunque estemos pensando justo lo contrario. Ese sentimiento encontrado cuando hacemos algo porque es lo educado o lo correcto, pero que en realidad no queremos. Esas dudas de esperar a que las cosas sigan su cauce o forzarlas aún con todas las consecuencias. Esa pregunta de "¿y si...?" que no somos capaces de dejar en el aire.

Son esos pequeños detalles, esos comportamientos que todos hemos tenido alguna vez en la vida, pero de los que no somos conscientes (o no queremos serlo). Es difícil reconocerlos en uno mismo, pero no cuesta nada ver que es otra persona la que está actuando así y muchas veces, por experiencia propia, tenemos claro que no debería hacerlo...

...pero luego recordamos cuando estábamos en su lugar, y todo se entiende a la perfección.

En resumen, ha sido un libro muy entretenido y divertido. Me lo he pasado genial leyéndolo, y obviamente buscaré más libros de la autora, con la esperanza de que este estilo que tanto me ha enganchado lo mantenga en otras historias. Para quienes les gusten estas lecturas ligeritas, es muy recomendable.
Etiquetas: edit post
1 Response
  1. A mí también me gustó mucho este libro


Publicar un comentario