A pesar de que en teoría tengo bastante tiempo libre, paradójicamente he tardado bastante en terminarme este libro debido al aplatanamiento superlativo que tengo estos días en lo alto. Es decir: no ha sido culpa de HOMBRES, BEBÉS Y TODO LO DEMÁS, un libro de Jane Green que, según dicen, nos habla con ternura de algo que, al menos una vez en la vida, toda mujer tiene en mente: tener -o no tener- un hijo.

Y nos lo cuenta a través de tres historias:
El amor entre Julia y Mark se ha desgastado con el paso del tiempo. A veces, Julia piensa que un bebé podría ayudarles, pero ¿es, realmente, la respuesta a sus problemas?

Maeve es totalmente alérgica a la maternidad. Acelera el paso cada vez que ve un cochecito. Una noche de fiesta, un ligue, un descuido... y un embarazo no deseado, pero ¿está segura de que no quiere seguir adelante?

Samantha está completamente absorbida por su bebé. Pero ¿cómo se siente Chris, su marido, ahora que su mujer se ha vuelto inaccesible? Y la obsesión de Samantha, ¿es saludable?...
Efectivamente, el libro se divide en tres partes, cada una desde la óptica de una de sus protagonistas. Las tres son unas treintañeras exitosas en un punto clave de sus vidas como mujer. Julia está intentando obsesivamente quedarse embarazada para salvar una relación que hace aguas por todas partes. Emperrada como está en que ésa será la solución, sin quererlo precipita un fin a todas luces cantado y decide marcharse para aclararse y descubrir qué quiere realmente. Maeve es la antítesis de Julia: le sale un sarpullido sólo con estar cerca de un bebé y le produce alergia una conversación de embarazos o pañales, pero de repente se ve con un hijo creciendo en sus entrañas y su óptica cambia completamente a la vez que lo hace su cuerpo. Samantha ya ha pasado por todo eso y tiene a su pequeño en brazos, está en la siguiente fase: cuando dejas de ser mujer para pasar a ser madre a tiempo completo, y cambia todo, sobre todo el carácter. Al final las tres mujeres acaban enlazándose de un modo u otro, y eso le da más sentido a la historia completa.

Con un estilo sencillo y directo, como a mí me gusta, estas tres historias han desfilado ante mis ojos dejándome un buen sabor de boca. Me sentí muy identificada con Maeve (hasta que se quedó embarazada, claro). Yo soy como ella o peor, así que deduzco que no estoy sola en el mundo. Me ha agradado la forma que ha tenido la autora de reflejar cómo se puede sentir una mujer con respecto a la idea de tener hijos (en varias posturas), con naturalidad y sin asomo de culpa, y qué puede pasar a tu alrededor mientras tú ves el mundo a través de tus ojos. Es una lectura muy recomendable para quienes de vez en cuando le dan vueltas a la idea de la maternidad, como yo.
Etiquetas: edit post
5 Responses
  1. LadyMarian Says:

    Parece interesante. Me tentó! Me resulta novedoso dentro de los libros románticos y los de chick lit. Además lo del contraste entre las 3 historias me atrae.
    Besos


  2. Cristopher Says:

    He descubierto tu espacio tán maravilloso, así mismo espero que pases por el humilde "blog" de tu servidor. Espero tener algún día un repertorio tan prolifero en lo que a Chick-lit se refiere.


  3. Inner Girl Says:

    LADYMARIAN, espero que te guste. La verdad es que a mí me ha agradado bastante porque no tiene las pastosidad de algunas historias. Espero que lo disfrutes.

    CRISTOPHER, me iré pasando, aunque yo soy de las lectoras silenciosas, jajajaja... Ojalá tuviera más repertorio, pero chico, es que ando escasa de tiempo... :)

    BESOTES.


  4. Neo Says:

    curioso; ayer hablaba acerca de las diferencias entre un niño y un hombre. Hay pocos hombres, verdad? jaja


  5. Hola, Acabo de descubir tu blog, así que aunque ha pasado mucho tiempo desde que hiciste este post, voy a opinar.
    me leí este libro justo un año antes de plantearme en buscar niños, rapidamente me identifiqué con Maeve, así era yo, con sarpullido si veía la crema de culitos para bebe. La primera protagonista me pareció una inmadura y él, cobarde, por no coger el toro por los cuernos antes de que se fuera todo al traste. Y a la tercerá la entendí cuando me volví a releer el libro, varios meses después de tener a mi niña. Recomiendo el libro, aunque los hay más simpaticos.
    Lo mejor, la concepción.
    Felicidades por tu blog


Publicar un comentario