Este libro, DIARIO DE UN AMO DE CASA DESAFORTUNADO, de Sam Holden, fue un intento de regalo para mi chico, ejem, ejem... Que al final lo he terminado leyendo yo y seguramente no pase por sus manos. Y eso que le convendría, según lo que pone en la contraportada...
Cuando Sam, padre de dos hijos, pierde su trabajo acepta a regañadientes quedarse en casa mientras su mujer regresa al trabajo. En secreto piensa que esto de la paternidad va a consistir en paseos tranquilos por el parque y leer el periódico mientras los niños juegan. Pronto se da cuenta de lo que significa quedarse en casa. Inevitablemente el caos doméstico aparece: sólo conseguir vestirse por la mañana y salir de casa sin tener que ir a urgencias es toda una proeza, como lo es intentar organizar la complicada agenda de juegos de los niños o esquivar los mil y un consejos de las demás mamás que lo acribillan cada vez que va por el parque. Desesperado por regresar a su vida anterior, Sam se aferra a planes descabellados pero justo cuando todo parece que empieza a aclararse descubre algo sorprendente.
Tal y como el título indica, se trata de un diario, a más puro estilo Bridget Jones donde Sam se desahoga como puede. Después de ser despedido por un pequeño errorcillo sin importancia mientras perseguía algo más grande, su mujer decide ponerse a trabajar de nuevo mientras Sam se queda en casa. La nueva situación se le va pronto de las manos a Sam: mientras su mujer está encantada de volver de nuevo al mercado laboral, él se siente un fracasado que tiene que quedarse a cuidar de sus hijos mientras su mujer es quien aporta el dinero en casa. Además, descubre que no es nada fácil mantener la casa limpia y los niños bien cuidados. Cada día que pasa Sam se encuentra peor y peor y peor hasta que llega un punto que se autocuestiona su salud mental... y es que empieza a hacer cosas muy raras...

Me lo he pasado muy bien leyendo este libro, lo he encontrado francamente divertido (y realista: no me cuesta NADA imaginarme a más de uno en esa situación). Por ponerle un pero, yo diría que es un poco largo y hay situaciones que no hacían ninguna falta -Emily, sin ir más lejos, sobra-; a pesar de todo, es una lectura divertida que recomiendo a todos los que se preguntan cómo se las arreglaría de repente un hombre en casa...
Etiquetas: edit post
1 Response
  1. Lo tengo en mi estantería para empezarlo prontito


Publicar un comentario